Financiamiento de la Inmunización: una guía de recursos para promotores, formuladores de políticas y directores de programas
Menú

Pagos directos de las familias

Reseña 8

Puntos clave

  • Las tarifas que pagan los usuarios por los servicios de inmunización crean una barrera de acceso, especialmente para los pobres, y ponen en peligro la meta de salud pública de lograr altas tasas de cobertura.
  • Los pagos que efectúan los usuarios para la vacunación no suelen estar validados oficialmente, pero en algunos países todavía se registran cobros informales. Por ejemplo, a las familias se les puede obligar a comprar insumos para la inyección, como jeringas, cuando estos se han agotado en un establecimiento público.
  • Las mejores prácticas incluyen la adquisición centralizada de insumos para la inyección y garantizar que las vacunas se empaqueten con dispositivos para la inyección en la cadena de suministro.

Las tarifas que pagan los usuarios por la vacunación son los pagos directos que hacen las familias por los servicios de inmunización. En algunos casos se les denomina copagos o requisitos de costo compartido. Estos costos pueden ser validados formalmente por el sistema de salud o pueden ocurrir de manera informal “fuera de los libros”. Un ejemplo de estos pagos directos es cuando en un establecimiento público de salud se agotan los insumos para la inyección y los padres se ven obligados a comprar jeringas en algún lugar para que sus hijos sean vacunados.

En su esfuerzo por lograr una alta cobertura de inmunización, algunos gobiernos han incluido las tarifas de los usuarios como una fuente de ingresos adicionales. Sin embargo, los expertos consideran que las tarifas de los usuarios son un obstáculo para la inmunización, especialmente para los hogares más pobres. (La excepción son los hogares más ricos que eligen servicios no financiados con fondos públicos y pagan a los proveedores privados que ofrecen servicios de vacunación).

Preocupaciones sobre las tarifas de los usuarios

La evidencia sugiere que los beneficios de los ingresos por las tarifas de los usuarios no compensan el potencial impacto negativo en la cobertura de inmunización porque el pago podría desalentar a los padres de vacunar a sus hijos. Algunos países de ingresos bajos y medios no solo han eliminado las cuotas de los usuarios por los servicios de inmunización, sino que también han instituido transferencias condicionales de efectivo a familias de bajos ingresos como un incentivo para que opten por un paquete de servicios de salud materno-infantil que incluya la inmunización (véase el recuadro en la página siguiente).

Tarifas formales de los usuarios

La mayoría de los gobiernos han eliminado las tarifas formales de los usuarios por la inmunización en los últimos 20 años. Cuando esas tarifas eran más comunes, solía existir una tarifa por vacuna o una tarifa para obtener una cartilla de vacunación. Una encuesta por correo electrónico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de las oficinas del UNICEF a finales de los años noventa reveló que 12 de 78 países, la mayoría en África subsahariana, tenían tarifas para la inmunización en establecimientos públicos.. La recuperación de costos era bastante baja (menos del 5% de los costos totales de la inmunización).

La eliminación gradual de las tarifas formales que debían pagar los usuarios ha dado resultados positivos. Por ejemplo, la hepatitis B es una de las principales causas de enfermedad y muerte en China, y la infección suele ocurrir en la primera infancia. La vacuna contra la hepatitis B se recomendó por primera vez a los niños chinos en 1992, pero la cobertura fue baja debido a que los departamentos de salud locales cobraban tarifas altas por la vacuna. En 2002, la vacuna fue añadida al Programa Nacional de Inmunización y, con fondos de Gavi, el gobierno comenzó a apoyar la vacunación gratuita contra la hepatitis B en los condados y provincias más pobres de China. En 2005, una regulación gubernamental suprimió los cobros y tarifas de los usuarios para todas las vacunas recomendadas a nivel nacional. La cobertura de la vacuna contra la hepatitis B en tres dosis aumentó de 60% en el año 2000 a 84% en 2005 y alcanzó el 99% en 2015, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud y del UNICEF.

Transferencias condicionales de efectivo

Las transferencias condicionales de efectivo para la atención de la salud son el opuesto de las tarifas de los usuarios. En vez de contribuir al costo de los servicios de salud, las familias reciben un pago en efectivo cuando usan los servicios de salud.

Los programas de transferencias condicionales de efectivo apuntan a fomentar el uso de los servicios de salud, reducir la pobreza mediante retribuciones en efectivo, mejorar la salud y ayudar a romper el ciclo intergeneracional de la pobreza. Países como Brasil y México ofrecen transferencias condicionales de efectivo para familias de bajos ingresos con el propósito de alentar el uso de servicios de salud materno-infantil, entre ellos, la inmunización. Las evaluaciones han demostrado que estos programas pueden aumentar el uso de los servicios de salud, pero la evidencia sobre la cobertura de inmunización no es concluyente, quizás en parte porque las tasas de cobertura de la inmunización ya eran bastante altas en las áreas del programa. Hay indicios de que cuando las transferencias condicionales de efectivo se debilitan o se vuelven más complicadas, la cobertura de inmunización puede disminuir.

Tarifas informales de los usuarios

Las tarifas informales persisten en algunos países. Debido a que no son validadas oficialmente, son más difíciles de rastrear. Algunos países han descentralizado la responsabilidad de la adquisición de insumos para la inyección, lo que ha contribuido al desabastecimiento de los centros de salud. Los padres se ven obligados a comprar los insumos para la inyección en otros lugares y llevarlos al centro de salud para que sus hijos puedan ser vacunados. Esto crea una barrera de acceso. El costo de los insumos para la inyección en las farmacias locales es mucho mayor que el costo para el gobierno a través de compras al por mayor. La OMS y el UNICEF recomiendan que los gobiernos centralicen la compra de insumos para la inyección y también agrupan a las vacunas con los dispositivos de seguridad para las inyecciones necesarios en la cadena de suministro. Cuando los promotores o los gobiernos investigan si se cobran tarifas por la vacunación a los usuarios en los establecimientos financiados con fondos públicos deben considerar tanto las tarifas informales como las formales.

Fuentes y Lecturas Adicionales

Centers for Disease Control and Prevention. Progress in hepatitis B prevention through universal infant vaccination – China, 1997-2006. Morb Mortal Wkly Rep. 11 de mayo de 2007; 56(18):441.

DeRoeck D, Levin A. Review of financing of immunization programs in developing and transitional countries. Bethesda (MD): Partenerships for Health Reform Project, Abt Associates. Diciembre de 1998. Archivado en: https://perma.cc/Y7HL-LZDL

Glassman A, Duran D, Fleisher L, Singer D, Sturke R, Angeles G, Charles J, Emrey B, Gleason J, Mwebsa W, Saldana K. Impact of conditional cash transfers on maternal and newborn health. J Health Popul Nutr. Diciembre de 2013; 31(4 Suppl 2):S48.

Top