Financiamiento de la Inmunización: una guía de recursos para promotores, formuladores de políticas y directores de programas
Menú

Asignación de fondos para financiar la inmunización

Reseña 6

Key Points

  • La asignación, es decir, la reserva de parte o la totalidad de los ingresos de un impuesto o grupo de impuestos para un determinado propósito, es una opción de financiación nacional para la salud considerada por algunos países, especialmente aquellos que están en la fase de transición y que dejarán de recibir el apoyo de los donantes.
  • Algunos promotores de la inmunización son proclives a la asignación de fondos como fuente de financiación garantizada, pero las autoridades financieras suelen oponerse porque la asignación de fondos puede socavar su capacidad para asignar el presupuesto con mayor eficacia.
  • La asignación de fondos puede salvaguardar determinados flujos de financiación para la inmunización, pero esta protección puede verse afectada por reducciones en otras partidas del presupuesto de la salud. Estas descompensaciones pueden debilitar los servicios de salud que son esenciales para la prestación del servicio de vacunación.
  • A medida que aumentan los requisitos de financiación para las vacunas e insumos para la inyección, las fuentes de financiación deben estructurarse para apoyar, y no limitar, estos nuevos requisitos.
  • Es probable que un enfoque más holístico para proteger e incrementar la financiación general para el sector de la salud y garantizar los servicios de inmunización produzca mejores resultados que abogar por las asignaciones.

La asignación—la reserva de parte o la totalidad de los ingresos de un impuesto o grupo de impuestos para determinado propósito— se ha convertido en un tema del debate global sobre la financiación nacional para la salud, especialmente cuando los países dejan de formar parte de los programas mundiales de salud respaldados por donantes. La asignación de fondos tiene el atractivo de evitar potencialmente el proceso anual de negociación presupuestaria y de proteger un flujo de ingresos para la cobertura de la salud o determinada prioridad de salud, como la inmunización. Sin embargo, la asignación de fondos introduce rigidez en el proceso presupuestario y puede conducir a la ineficiencia y reducción de fondos en otras áreas del gasto, posiblemente de mayor prioridad. Muchos países utilizan la asignación de fondos para financiar prioridades nacionales de la salud, pero la asignación específica para la inmunización no es frecuente. Incluso en los países que han optado por la asignación de fondos para la inmunización, las asignaciones han sido difíciles de implementar.

La experiencia mundial sugiere que la asignación de fondos para la salud puede ser eficaz si los servicios de salud son una alta prioridad nacional, si el propósito se define en términos amplios (por ejemplo, para la cobertura nacional de salud) y si hay cierta flexibilidad para reasignar los fondos asignados cuando surgen otras prioridades urgentes. Pero la efectividad de la asignación puede disminuir con el tiempo, debido a la rigidez presupuestaria que crea ineficiencias.

Ventajas y desventajas de las asignaciones para la inmunización

El argumento más importante para la asignación de fondos es que puede “circunscribir”, o proteger, los recursos para una prioridad del gobierno, especialmente en tiempos de recortes presupuestarios. Asimismo, puede hacer que el aumento de los impuestos sea políticamente más aceptable, vinculándolo a programas o servicios masivos.

Por otro lado, los ingresos asignados también pueden reducirse durante los periodos de recesión económica y, en última instancia, la asignación de fondos limita la capacidad del gobierno para adaptarse a las fluctuaciones económicas. La asignación de fondos también podría crear la percepción de que la vacunación es “atendida”, lo que puede llevar a cambios presupuestarios ajenos al programa de inmunización; así, se impone un techo al financiamiento en lugar de establecer un espacio de financiación. Los mecanismos de financiación deben estructurarse de manera que den cabida a los crecientes requerimientos de la inmunización. A medida que aumentan los requisitos de la financiación de las vacunas, la asignación de fondos para la inmunización puede traducirse en recortes en otras partidas del presupuesto de salud, lo que, a su vez, puede debilitar los servicios de salud que respaldan la prestación de los servicios de vacunación. Por último, la asignación de fondos puede aumentar la fragmentación y obstaculizar la coordinación de la asignación de recursos en todo el sector de la salud.

Tipos de asignación para la inmunización

Al menos nueve países (Bután, Bolivia, Camerún, Costa Rica, Mongolia, Nepal, Nigeria, Senegal y Uganda) tienen o han tenido legislación o estructuras gubernamentales que permiten la asignación de fondos para la inmunización, pero los fondos asignados solo fluyen en tres de ellos (Bután, Bolivia y Costa Rica). En estos países, las asignaciones se utilizan para financiar vacunas e insumos para la inyección. Varios países (entre ellos, Ghana y Filipinas) tienen asignaciones más amplias para la salud.

Asignaciones del presupuesto general para la inmunización

Algunos países, como Georgia, Indonesia, Mongolia y Sri Lanka, obligan legalmente a que el gobierno sea el responsable de financiar la inmunización. Otros van un paso más allá y establecen el porcentaje del total de los fondos de salud que se debe gastar en los programas de inmunización. En Bolivia, un porcentaje de los fondos está destinado por ley a la adquisición de vacunas, jeringas y gastos operativos del programa de inmunización a través de las cajas de salud.

Ingresos provenientes de la lotería

Costa Rica utiliza la asignación de ingresos de la lotería para financiar la inmunización. Los fondos de un sorteo de la lotería nacional cada noviembre se dedican a las vacunas, después de la deducción de las ganancias de la lotería y los costos de operación. Sin embargo, las contribuciones a la inmunización financiadas por la lotería son relativamente modestas, aproximadamente el 1% de la financiación nacional total para la compra de vacunas (véase la Reseña 22.)

Fondos fiduciarios nacionales

Los fondos fiduciarios son otro mecanismo del que disponen los gobiernos para circunscribir o proteger la financiación destinada a propósitos específicos. Los fondos fiduciarios pueden recibir fondos de múltiples fuentes de ingresos. Asimismo, pueden ayudar a la acumulación de reservas mediante la reducción de solo una parte de las ganancias de los intereses en lugar de retirar el capital. Bután tiene uno de los fondos fiduciarios nacionales más antiguos y está dedicado a los medicamentos básicos, entre ellos, las vacunas. Otros países han establecido estructuras organizativas o procesos legislativos en torno a los fondos fiduciarios de inmunización, como Camerún, Nepal, Nigeria, Senegal y Uganda, pero hasta 2016 los fondos no habían comenzado a fluir (véanse las Reseñas 7 y 21.)

Impuesto s a los bienes y servicios

En la actualidad, ningún país asigna ingresos para la inmunización derivados de impuestos a bienes y servicios específicos, aunque algunos financian la inmunización mediante asignaciones más amplias para la salud. Filipinas aumentó los impuestos al alcohol y al tabaco en 2012 y el 85% de los ingresos adicionales recaudados fueron destinados al Departamento de Salud con el propósito de ampliar la cobertura de salud para los pobres. Luego, el Departamento de Salud asigna esos ingresos a los programas, entre ellos, el de inmunización. Ghana no tiene una asignación específica para la inmunización, pero el Ministerio de Salud utilizó en 2016 una parte de los ingresos del impuesto al valor agregado que financia el Plan Nacional de Seguro de Salud para financiar la compra de vacunas a fin de cumplir con el compromiso de cofinanciamiento de Gavi (véase la Reseña 23.)

Fuentes y Lecturas Adicionales

Bird R, Das-Gupta A. Public finance in developing countries. In: Medhora R, editor. International development: ideas, experience, and prospects. Oxford: Oxford University Press; 2014. p. 259-76.

Joint Learning Network [Internet]. Earmarking for health. WHO and R4D working paper. Available from: http://www.jointlearningnetwork.org/earmarking

Top