Financiamiento de la Inmunización: una guía de recursos para promotores, formuladores de políticas y directores de programas
Menú

Sri Lanka: Procesos de toma de decisiones acertados sobre la inmunización

Reseña 26

Puntos clave

  • Los organismos técnicos independientes pueden ayudar a fortalecer la toma de decisiones sobre la vacunación. El Comité Asesor de Enfermedades Transmisibles (ACCD, por su sigla en inglés) de Sri Lanka es un caso ejemplar de un organismo de este tipo que funciona de manera eficiente y que ejerce influencia.
  • El mandato del ACCD incluye no solo la inmunización, sino todas las decisiones políticas relacionadas con el control de las enfermedades infecciosas y sus decisiones son vinculantes para el sector público.
  • Los miembros del Comité abarcan una amplia gama de disciplinas. Al evaluar la introducción de nuevas vacunas en el programa nacional, consideran la carga de la enfermedad, la eficacia y seguridad de la vacuna, la factibilidad, el costo y la relación costo-efectividad. El ACCD no recomienda la introducción de la vacuna a menos que su financiación esté asegurada.
  • Sri Lanka ha completado la fase de transición respecto del apoyo de Gavi y debe encontrar recursos internos para todas las nuevas vacunas; esto hace que la rigurosidad del proceso de toma de decisiones del ACCD sea aún más valiosa.

Las decisiones sobre, la inmunización, especialmente las relacionadas con la introducción de nuevas vacunas en los programas nacionales, tienen importantes implicancias en la financiación de los programas y en la salud de la población. Aun cuando una vacuna es recomendada de manera masiva por la Organización Mundial de la Salud, puede que no tenga alta prioridad en determinado contexto debido a la epidemiología local, las fortalezas y debilidades del sistema de salud y la capacidad del programa de inmunización. Asimismo, si bien una vacuna puede traer beneficios claros, tal vez no sea costo-efectiva o asequible al precio disponible para un país específico. Las decisiones sobre la introducción de una vacuna son muy técnicas y requieren una variedad de conocimientos epidemiológicos, económicos, programáticos y sobre vacunación (véase la Reseña 4.)

La OMS recomienda que los países establezcan un órgano técnico independiente, en algunos casos denominado comité nacional de prácticas de inmunización (CNPI), para asesorar al gobierno sobre la introducción de la vacuna y otros aspectos de la política de inmunización. Si bien 82 países habían establecido su CNPI hasta 2016, estos grupos varían mucho en su capacidad, funcionamiento e influencia.

El Comité Asesor de Enfermedades Transmisibles (ACCD) de Sri Lanka es un caso ejemplar de un comité consultivo establecido desde hace mucho tiempo y que funciona bien, aunque su mandato difiere en algunos aspectos de otros CNPI. Esta reseña sintetiza las funciones y composición del ACCD y destaca su papel en importantes decisiones recientes sobre el programa de inmunización de Sri Lanka.

Aun cuando una vacuna es recomendada de manera masiva por la Organización Mundial de la Salud, puede que no tenga alta prioridad en determinado contexto.

El programa de inmunización de Sri Lanka

En 1978, el gobierno de Sri Lanka lanzó su Programa Ampliado de Inmunización, ahora denominado Programa Nacional de Inmunización (NIP, por su sigla en inglés). El programa alcanzó rápidamente una alta cobertura. Este incluye la vacuna pentavalente, contra el sarampiónrubéola- parotiditis y contra la encefalitis japonesa, así como las vacunas básicas provistas desde el inicio del programa. La vacuna inactivada contra la poliomielitis (IPV) se introdujo en julio de 2015 y la vacuna contra la fiebre tifoidea se administra a grupos de alto riesgo. El país fue uno de los primeros en el sur de Asia en introducir varias de estas vacunas. La cobertura de inmunización es muy alta y alcanzó el 99% para la tercera dosis de la vacuna contra la difteria-tétanos-tos ferina (DTP3), así como para ambas dosis de la de sarampión, de acuerdo con las estimaciones de la OMS y del UNICEF para 2015. Gracias a un sólido sistema de salud, el programa ha contribuido a lograr bajas tasas de enfermedades prevenibles por vacunación, una tasa de mortalidad infantil de 10/1,000 y una esperanza de vida de 76 años.

Comité Asesor de Enfermedades Transmisibles

El ACCD se estableció en la década de 1960, antes de la puesta en marcha del Programa Ampliado de Inmunización, para revisar el estado de las enfermedades transmisibles en el país y tomar decisiones políticas relacionadas con su prevención y control. Este mandato difiere del de los CNPI en la mayoría de los países en dos aspectos fundamentales. En primer lugar, su alcance incluye todas las medidas para controlar las enfermedades transmisibles, no solo la inmunización. Segundo, sus decisiones son vinculantes para el sector público; en este sentido, es más que un órgano consultivo.

El ACCD se reúne cada tres meses y cuenta con 36 miembros que poseen una amplia gama de conocimientos en epidemiología, vacunación, salud infantil, administración de la salud y enfermedades infecciosas específicas, entre otras disciplinas. La mayoría de los miembros son académicos, médicos o funcionarios gubernamentales de alto nivel. Su presidente es el director general de los servicios de salud; el jefe de la unidad de epidemiología del Ministerio de Salud actúa como secretario del comité. Cabe destacar que hasta 2016, no tenía miembros con experiencia económica.

Enfoque para la introducción de vacunas

Al considerar la introducción de una nueva vacuna en el NIP, el ACCD evalúa la evidencia sobre la carga de la enfermedad, la seguridad y la efectividad de la vacuna, la factibilidad, el costo y la relación costoefectividad. Cuando los datos sobre la carga de la enfermedad del sistema de vigilancia de rutina son insuficientes, el ACCD algunas veces recomienda que se realicen estudios especiales. En algunos casos, ha solicitado estudios adicionales sobre la seguridad e inmunogenicidad de la vacuna en la población de Sri Lanka.

De acuerdo con su política, el ACCD no recomienda la introducción de una nueva vacuna a menos que el financiamiento sea sostenible. También considera la relación costo-efectividad, y el NIP ha encargado estudios de costo-efectividad de varias vacunas en los últimos años.

Al considerar una nueva vacuna, el ACCD normalmente establece un grupo de trabajo para reunir y analizar la información necesaria. El siguiente paso es la discusión en una Cumbre Nacional de Inmunización —un foro de partes interesadas en el que participan expertos académicos, representantes de asociaciones profesionales, organizaciones internacionales y funcionarios del Ministerio de Salud. Si bien el ACCD es el responsable final de las decisiones sobre las nuevas vacunas, las cumbres de inmunización brindan valiosas oportunidades para buscar aportes más generales y construir consensos.

La decisión del ACCD sobre las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH) y el rotavirus ilustra el enfoque del comité.

Vacuna contra el VPH

El cáncer de cuello uterino es el segundo cáncer más común entre las mujeres de Sri Lanka y representa el 10% de los cánceres en mujeres. Hoy en día, el programa de detección del cáncer de cuello uterino solo cubre entre el 30 y 40% de las mujeres. Dada la carga del cáncer de cuello uterino y el alto costo del tratamiento, un estudio de costo-efectividad realizado por un experto del Ministerio de Salud concluyó que la introducción de la vacuna contra el VPH sería rentable en el país. Asimismo, Sri Lanka cuenta con un programa de inmunización escolar bien establecido, en el que se podría añadir la nueva vacuna, lo que hace que la prestación del servicio de vacunación sea menos difícil que en muchos otros países en desarrollo.

En función de estos análisis, en 2015 un grupo de expertos establecido por el director general de servicios de salud recomendó la introducción a nivel nacional de la vacuna contra el VPH para niñas, además de un esfuerzo para ampliar la cobertura de la detección de cáncer de cuello uterino al 80%. El ACCD respaldó esta recomendación en 2016.

Vacuna contra el rotavirus

La vacuna contra el rotavirus ha sido analizada en la Cumbre Nacional de Inmunización, pero no se ha establecido un grupo de trabajo del ACCD. La principal razón de la prioridad relativamente baja que hoy se concede a esta vacuna es la menor carga de enfermedad. Un estudio en curso en hospitales ha detectado una baja mortalidad y morbilidad asociada a la infección por rotavirus en Sri Lanka, al parecer debido al amplio acceso al agua potable y saneamiento (84% y 86%, respectivamente, según el UNICEF) y al mayor acceso al tratamiento de la diarrea aguda.

A fines de 2015, Sri Lanka se convirtió en uno de los primeros países en completar la fase de transición respecto del apoyo de la Alianza Gavi.

Implicaciones de la fase de transición respecto del apoyo de Gavi

A fines de 2015, Sri Lanka se convirtió en uno de los primeros países en completar la fase de transición respecto del apoyo de la Alianza Gavi. En comparación con los países que introdujeron más vacunas, Sri Lanka se enfrentó a un aumento menor en la financiación de vacunas nacionales durante esa transición. Sin embargo, ahora tendrá que encontrar recursos internos para financiar las nuevas vacunas que introduzca. El riguroso proceso de toma de decisiones liderado por el ACCD, que contempla, entre otros, el requisito de que se garantice la financiación, sitúa a Sri Lanka en una sólida posición para hacer frente a estos nuevos

Fuentes y Lecturas Adicionales

NITAG Resource Center [Internet]. NRC: About. Disponible en: http://www.nitag-resource.org/about

Wijesinghe PR, Palihawadana P, Peiris TS. Participatory decision-making through the Advisory Committee on Communicable Diseases: the Sri Lankan experience. Vaccine. 19 de abril de 2010; 28:A96-103.

Top