Financiamiento de la Inmunización: una guía de recursos para promotores, formuladores de políticas y directores de programas
Menú

Panorama de la adquisición de vacunas

Reseña 11

Puntos clave

  • La adquisición de vacunas es una función vital de los programas de inmunización y tiene importantes implicaciones en el costo total del programa, así como en el suministro confiable de productos apropiados.
  • Los países pueden adquirir vacunas directamente de los fabricantes o por medio del UNICEF o del Fondo Rotatorio de la OPS (para los países de las Américas). La mayoría de los países que forman parte de la Alianza Gavi obtienen vacunas a través del UNICEF o del Fondo Rotatorio. Por lo general, los países pueden obtener precios más bajos a través del UNICEF o de la OPS que mediante la adquisición directa. En algunos casos, deben realizar cambios en la política y en la reglamentación para poder utilizar estas opciones.
  • Los precios de las vacunas varían según el volumen del pedido, la certeza de la demanda y del pago, y la duración del contrato de suministro, así como según las características del producto y la competitividad del mercado. Los países pueden influir en algunas variables de dichos precios, pero otras están fuera de su control.
  • Los mercados de muchas vacunas más tradicionales son bastante competitivos; los países de ingresos medios suelen obtener estas vacunas a precios similares a los que paga Gavi, al menos cuando se obtienen a través del UNICEF o de la OPS. Algunas vacunas más nuevas son producidas por solo uno o dos proveedores multinacionales; estas empresas suelen cobrar precios más altos a los países que tienen un promedio de ingresos altos.

La adquisición es el proceso de comprar bienes o servicios. Implica definir los requerimientos y comprender los mercados y los proveedores potenciales, así como la contratación y el pago. Esta reseña se centra en la adquisición de vacunas, que representa gran parte de los gastos de la inmunización.

La adquisición de vacunas para los programas nacionales de inmunización debe guiarse por los mismos principios básicos que deben regir todas las adquisiciones del sector público, entre ellos, la apertura, la imparcialidad y la integridad. Debe basarse en criterios claros y seguir procedimientos bien definidos, de acuerdo con las leyes y reglamentos de cada país. Según la Organización Mundial de la Salud, el objetivo de la adquisición de vacunas es “recibir productos de calidad asegurada, a precios asequibles, de manera oportuna, para hacer posible la optimización del desempeño del programa de inmunización”.

La adquisición de vacunas difiere en aspectos importantes de la adquisición de otros productos básicos de salud. En primer lugar, dado que las vacunas se administran a niños sanos, la seguridad y la calidad de los productos deben ser una máxima prioridad en las decisiones de la adquisición. En segundo lugar, la mayoría de las vacunas tienen relativamente pocos proveedores, lo que limita las opciones de adquisición y, en algunos casos, da a los proveedores un poder de negociación considerable. En tercer lugar, los plazos de entrega suelen ser largos, de 8 a 24 meses, por lo que las decisiones sobre la adquisición deben hacerse con suficiente antelación para evitar el desabastecimiento. Garantizar la continuidad de la oferta y los precios sostenibles también puede ser más relevante que para otros productos básicos, debido a la importancia de la planificación financiera a largo plazo y los trastornos asociados a los cambios en los productos.

La evaluación de los productos de la vacuna también requiere experiencia especializada. Por ejemplo, pocos gobiernos tienen los recursos para verificar que los proveedores establecidos en otros países hayan cumplido con las normas de fabricación apropiadas. Eso hace que el sistema de precalificación de vacunas, de la OMS, que evalúa la aceptabilidad de las vacunas que van a ser adquiridas por los organismos de las Naciones Unidas, cumpla un papel importante y muchos países exijan que las vacunas adquiridas para sus programas nacionales estén precalificadas. Todas las vacunas recomendadas por la OMS para la vacunación de rutina tienen proveedores con vacunas precalificadas.

Fabricación de vacunas a nivel nacional

Algunos países de ingresos medios cuentan con industrias de vacunas muy desarrolladas, capaces de producir una gama de vacunas esenciales a precios competitivos. India, en particular, tiene varias empresas que exportan vacunas precalificadas; estas representan gran parte de las vacunas utilizadas por los países de ingresos bajos y medios. Actualmente, el Serum Institute of India produce más dosis de vacuna que cualquier otro fabricante en el mundo. Otros países tienen fabricantes que llevan a cabo ciertas fases de la producción de vacunas.

Algunos países solo se abastecen de los fabricantes nacionales como parte de su política. Indonesia, por ejemplo, utiliza solo vacunas producidas por Biofarma, un fabricante estatal, en su programa de vacunación pública. India y China han recurrido tanto a los productores estatales como al sector privado para sus programas nacionales de inmunización, mientras que Brasil obtiene las vacunas de dos fabricantes estatales cuando disponen de un producto idóneo.

Históricamente, los países se han valido de diversos argumentos para sostener o fomentar la producción nacional de vacunas. La producción nacional suele verse como una forma de asegurar la estabilidad del suministro, ya que se puede exigir a un fabricante nacional que dé prioridad al programa nacional de inmunización. Sin duda, el suministro seguro es un factor importante, aunque confiar en una empresa nacional no protege contra la interrupción del suministro debido a una falla en la producción. En algunos casos, se asume que las vacunas producidas localmente son más económicas que las de proveedores extranjeros, pero no siempre es así; los fabricantes de bajo costo, como los de la India, tienen importantes ventajas competitivas que los productores de otros países no pueden igualar fácilmente. Algunos países apoyan la producción nacional en el marco de su política industrial.

Al considerar la adquisición de fuentes nacionales (e invertir en el establecimiento o expansión de la capacidad de producción nacional), los países deberán equilibrar los criterios de la adquisición, como la calidad, la entrega oportuna y el precio, frente a otras consideraciones, como la política industrial y la percepción de seguridad de la vacuna.

Opciones para la adquisición de vacunas

Los gobiernos tienen dos grandes opciones para adquirir vacunas. Pueden obtenerlas directamente de los fabricantes, utilizando sus propios mecanismos —este proceso se denomina autoadquisición o adquisición directa. Alternativamente, pueden recurrir a un organismo externo de adquisiciones; las dos opciones más utilizadas son la División de Suministros del UNICEF y el Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Los países que tienen productores nacionales de vacunas pueden optar por obtenerlas de esos proveedores (véase el recuadro en la página anterior).

Las vacunas financiadas por Gavi para los programas nacionales generalmente se obtienen a través del UNICEF o, para algunos países de las Américas, del Fondo Rotatorio. La mayoría de los países integrantes de la Alianza Gavi también recurren al UNICEF a fin de obtener el cofinanciamiento para las vacunas de Gavi, así como las vacunas que Gavi no apoya financieramente, como la vacuna BCG contra la tuberculosis. Algunos países de las Américas utilizan el Fondo Rotatorio, mientras que otros obtienen directamente esas vacunas con autofinanciación.

El Fondo Rotatorio y el UNICEF (en sus adquisiciones para los países integrantes de la Alianza Gavi) consolidan la demanda de los países participantes. Los grandes volúmenes resultantes, junto con la financiación segura, proporcionan un considerable poder de negociación, lo que históricamente se ha traducido en precios más bajos que los que los países logran obtener por sí mismos (véase la Reseña 12.)

Después del periodo de transición, los países que han recibido el apoyo de Gavi pueden continuar adquiriendo las vacunas a través del UNICEF u optar por la autoadquisición. Gavi está trabajando con el UNICEF y los fabricantes de vacunas para asegurar que los países que decidan utilizar al UNICEF y sean capaces de cumplir con los requisitos del UNICEF no enfrenten aumentos repentinos en los precios. Varios proveedores se han comprometido a ofrecer a estos países el acceso permanente a precios similares a los que Gavi paga por determinadas vacunas en circunstancias específicas y durante un periodo determinado.

Los países de ingresos medios que nunca han optado al apoyo de Gavi también pueden adquirir vacunas a través del UNICEF (o, en las Américas, a través del Fondo Rotatorio). Sin embargo, estos países no están incluidos en el grupo de Gavi y no tienen necesariamente acceso a los mismos precios que paga Gavi. El UNICEF adquiere vacunas en nombre de 80 a 100 países, mientras que 41 países utilizan el Fondo Rotatorio.

En la práctica, muchos países adoptan un enfoque mixto y utilizan el UNICEF o el Fondo Rotatorio para algunas vacunas y obtienen otras de forma directa.

Qué opción elegir para adquirir vacunas

Al considerar la posibilidad de autoadquirir vacunas o hacer uso del UNICEF o del Fondo Rotatorio para ello, los gobiernos deben considerar varios factores:

  • Restricciones legales. Algunos países tienen leyes o reglamentos que restringen el uso de agentes externos para adquisiciones o prohíben el pago anticipado, que es un requisito del UNICEF.
  • Precio. El UNICEF y el Fondo Rotatorio suelen obtener precios más bajos que los que los países pueden conseguir por los mismos productos. Tanto el UNICEF como el Fondo Rotatorio cobran un pequeño porcentaje del valor del pedido por el servicio de adquisición.
  • Suministro asegurado. Algunos países han tenido dificultades para generar respuestas a las licitaciones. Aunque el UNICEF también se esfuerza por garantizar el suministro suficiente de algunas vacunas, en general está en mejor posición que los países para licitar con los fabricantes y manejar los desafíos de abastecimiento.
  • Control sobre las condiciones de pago. El requisito de prepago del UNICEF es un obstáculo para algunos países, aunque el UNICEF ofrece financiación a corto plazo a través de su Iniciativa para la Independencia Vacunal (véase la Reseña 13.)
  • Selección del producto. Los países que hacen las adquisiciones directamente controlan por completo las especificaciones del producto (aunque encontrarán más proveedores para algunas opciones que para otras). El UNICEF intenta adaptarse a las preferencias de los países, pero por lo general adquiere solo vacunas precalificadas. La gama de productos disponibles a través de la OPS es algo más limitada porque este mecanismo de adquisiciones conjuntas funciona mejor cuando las preferencias del producto están armonizadas.
  • Desarrollo de la capacidad de adquisición. En algunos países, la adquisición se considera como una función gubernamental que no debe ser “subcontratada”, excepto en circunstancias excepcionales. Para estos países, el uso de un organismo externo es un recurso temporal y su objetivo es crear una capacidad nacional para las adquisiciones en el menor plazo posible.
  • Producción nacional. Los países que usan solo vacunas producidas internamente o que desean favorecer a los productores locales suelen optar por la autoadquisición.

Pasos en el proceso de adquisiciones

La adquisición comienza con la definición y cuantificación de las necesidades. ¿Cuántas dosis de qué vacunas y con qué características necesitará el programa nacional de inmunización y cuándo? Una buena previsión de la demanda es fundamental para evitar el desabastecimiento y el desperdicio, y permite obtener los mejores precios de los proveedores. Una vez que las necesidades de vacunas están definidas con claridad, el programa puede identificar a los proveedores potenciales.

Antes de acercarse a los proveedores, la entidad responsable de las adquisiciones debe definir la estrategia y el proceso de adquisición, con especificaciones y criterios claros para evaluar las licitaciones, de conformidad con la legislación y la reglamentación nacionales. Seguidamente, puede abrir licitaciones, evaluar las propuestas y elegir a uno o más proveedores. Por último, puede concertar la firma de contratos y la entrega de vacunas.

La OMS ofrece orientación sobre la adquisición de vacunas en su sitio web y ha elaborado un manual exhaustivo sobre la adquisición de vacunas en el sector público. La OMS y el UNICEF también ofrecen asistencia técnica en la adquisición de vacunas y el UNICEF cuenta con una plataforma en línea para facilitar el intercambio entre pares denominado Vaccine Procurement Practitioners Network (Red de Profesionales para la Adquisición de Vacunas).

Los mercados de las vacunas y los determinantes del precio

Los mercados de las distintas vacunas varían considerablemente, lo que repercute en los precios y la oferta de las vacunas. Actualmente, tres nuevas vacunas esenciales contra el virus del papiloma humano (VPH), contra el rotavirus y la vacuna antineumocócica conjugada son producidas por solo dos empresas, que, por ende, tienen control sobre los precios. Para estas vacunas, las empresas multinacionales han optado por el sistema de “precios diferenciados”, los que varían según el nivel de ingreso del país. Con estos esquemas de precios, a los países de ingresos medios no elegibles para Gavi se les cobra más que a los países de la Alianza Gavi, pero menos que a los países de altos ingresos.

Algunas vacunas más tradicionales, como las utilizadas contra la fiebre amarilla y el sarampión, también tienen pocos proveedores. No obstante, estas vacunas, suministradas principalmente por fabricantes de países de ingresos medios, están disponibles a través del UNICEF a un precio uniforme que no está supeditado a los ingresos del país. Cabe destacar que estas vacunas, a diferencia de aquellas a las que se imponen precios diferenciados, no tienen mercados importantes en los países de altos ingresos. (Los países de ingresos altos utilizan la vacuna contra el sarampión-paperas-rubéola en lugar de la vacuna contra el sarampión).

Por último, algunas vacunas tienen proveedores suficientes para garantizar que los mercados sean competitivos y que los fabricantes tengan menos influencia sobre los precios. En estos mercados, los precios dependen en gran medida de los costos de la fabricación y los países de ingresos medios con sistemas eficientes y transparentes de adquisiciones por lo general logran obtener precios similares a los que paga Gavi. El mercado de las vacunas pentavalentes, por citar un ejemplo, se ha vuelto altamente competitivo, con ocho proveedores precalificados hasta 2016, y los países que no forman parte de la Alianza Gavi y se abastecen a través del UNICEF pueden aspirar a pagar aproximadamente los mismos precios que los países ligados a Gavi.

Los precios de las vacunas están determinados por una serie de factores, además del costo de la fabricación y el nivel de ingreso del país. En general, los volúmenes grandes, los contratos de más largo plazo, la mayor certeza de la demanda y el pago oportuno hacen bajar los precios. Para las vacunas que tienen grandes mercados en los países de ingresos altos, la capacidad de fabricación disponible que excede lo que se necesita para abastecer la demanda en esos mercados también puede afectar los precios, especialmente para los países de ingresos medios. El UNICEF publica los precios que paga por las vacunas que adquiere para Gavi y planea hacer lo mismo para la adquisición que hace en representación de los países que no forman parte de Gavi. El Fondo Rotatorio publica precios medios ponderados. Hasta hace poco, sin embargo, se disponía de escasa información sobre los precios y las condiciones contractuales que obtenían los países autoproveedores. Una nueva iniciativa de la OMS, la plataforma de productos, precios y adquisiciones (cuya sigla en inglés es V3P), busca llenar estevacío recopilando y difundiendo información sobre los precios de las vacunas y otros aspectos de las adquisiciones, con énfasis en los países de ingresos medios.

Fuentes y Lecturas Adicionales

UNICEF. Product menu for vaccines supplied by UNICEF for Gavi, the Vaccine Alliance. Disponible en: www.unicef.org/supply/files/product_menu_2016.pdf

UNICEF’s Vaccine Procurement Practitioners Network: http://vppnetwork.org

World Health Organization [Internet]. Immunization, vaccines and biologicals. Procurement mechanisms and systems. Disponible en: http://who.int/immunization/programmes_systems/procurement/mechanisms_systems/en/

World Health Organization [Internet]. Immunization, vaccines and biologicals. Vaccine product, price and procurement (V3P). Disponible en: http://who.int/immunization/programmes_systems/procurement/en/

World Health Organization [Internet]. WHO prequalified vaccines. Disponible en: https://extranet.who.int/gavi/PQ_Web/

World Health Organization. Procurement of vaccine for public-sector programmes. Geneva: World Health Organization; 2003.

Top